García-Page ha reconocido que la situación actual en cuanto a la pandemia de coronavirus es tan grave “como en el primer momento”, aunque ha incidido en que Castilla-La Mancha tiene recursos para afrontarla y los hospitales se encuentran, en cuanto a capacidad asistencial, a una tercera parte de su ocupación con respecto a la primera ola. Pese a ello, ha pedido un “repliegue domiciliario” porque “ya no queda más remedio”